martes, 18 de octubre de 2011

InfoDeHoy - Meditación sobre la respiración




La meditación sobre la respiración es la más común y más fácil de practicar. También la más profunda. Se puede practicar cuando estas escuchando a alguien, cuando estás sentado en el tren y en cualquier otro sitio. Se basa en centrarnos en el vaivén de la respiración sin cambiarla, dejando que la respiración ocurra por sí sola naturalmente. Cuantas más veces emplees está meditación, más profunda se hará.




 Todas las meditaciones o la mayoría se basan en esta. Aprender a respirar de forma natural con atención sobre ella es aprender a meditar.


   Práctica

Hay muchas formas de practicar está meditación. El simple hecho de respirar
naturalmente y conscientemente sin cambiar nada es meditación. Pero no aprendes en
un día a respirar naturalmente. Sabotearás la respiración y intentarás hacerla más
profunda o más rápidamente, y si estás en un estado negativo convertirás la respiración
en un problema, hasta podrás creer que te falta el aire. No importa, nadie ha
aprendido en un día. Cuando llegues a respirar sin oír tu respiración y los pulmones se
muevan muy levemente, estarás aprendiendo a respirar de forma natural. Hemos de
poner el énfasis en sacar aire y no entrar. Al poner la concentración en sacar el aire,
facilitamos la relajación y la inspiración surge por sí sola.
Fíjate que cuando dormimos o cuando estamos relajados, respiramos con el vientre superior. No
creo que puedas comprobarlo si estás durmiendo, pero en otra persona lo podrás
observar. Es la forma de respirar naturalmente. La respiración es un reflejo de nuestro
estado a cada momento.


   Ejercicio principal

Sigue la respiración con tu atención, el aire que entra y sale del cuerpo. Inspira y siente
el abdomen y los pulmones expandiéndose y contrayéndose ligeramente con cada inspiración y espiración. A partir de ahí comienza a concentrarte en sacar aire. Respira con la nariz, la boca se
mantiene cerrada.
Comienza a contar tus respiraciones si te ayuda;
Cuando inspiras, cuentas hasta 4 segundos (hasta 2 segundos si te cuesta)
Mantienes el aire, cuentas hasta 4 segundos (hasta 2 segundos si te cuesta)
Cuando sacas el aire, cuentas hasta 8 segundos (hasta 4 segundos si te cuesta)
Mantienes el aire, cuentas hasta 4 segundos (hasta 2 segundos si te cuesta)
Si te ayuda a concentrarte al principio, al completar una respiración cuentas 1, después
al completar la siguiente 2, así hasta 10 respiraciones. Después vuelves a comenzar
otra vez.

Concentrando tu atención en la respiración has accedido al poder del momento presente. Si sientes paz y los pensamientos van más despacio o desaparecen, es una señal clara de que has alcanzado cierto estado meditativo. Profundiza en él. Puedes practicar el tiempo que quieras y cuando quieras. Cada vez los periodos de respiración serán más largos.

Un día tu estarás ahí observando.






"Cuando no hay nada que hacer, ¿qué haces? -Koan Zen"

sábado, 15 de octubre de 2011

ReflexiónDeHoy - La fugacidad del tiempo

Y aquellos días se convierten en semanas, las semanas en meses.
La flor que desprendía aroma en primavera, mañana estará seca y se caerá.

El agua del río, mañana será hielo.
El nacimiento de ayer, se convertirá en la muerte de mañana.


Entonces, si el tiempo se lo lleva todo, ¿qué queda?

El hoy está llegando, siempre parece que llega. Manténte alerta y presente,
para no perderte la belleza de este momento.

Realmente bello aquello inexpresable.

¿Cómo expresar lo inexpresable?
¿Cómo definir aquello ilimitado?
¿Cómo se acaba lo eterno?



Quizás te plantees esperar a acabar la carrera, tener hijos y jubilarte en el campo para empezar a vivir.

Pero hace mucho tiempo que acabaste la carrera, tus hijos ya son padres y la jubilación
se acabó hace años.

Muriendo a cada instante, renacemos al siguiente.

Aprovecha cada segundo, viviendo el día a día,
porqué aquél mañana que te imaginas lo vivirás en el hoy.

InfoDeHoy - Consejos básicos para practicar la meditación


     Buscar un lugar para meditar

Las circunstancias de la vida diaria no siempre son adecuadas para la meditación. Tenemos la mente ocupada para todo tipo de actividades y preocupaciones sin fin, de manera, que al principio hace falta buscar unas condiciones que la favorezcan. Igual que no aprenderemos a conducir un coche cuando hay mucha niebla y nieve, sino cuando el tiempo nos ayuda. De esta forma, buscamos un lugar tranquilo, puede ser en nuestra habitación o en cualquier sitio dónde haya cierto silencio y calma.



     Una postura física correcta

La postura física es importante para sentirnos cómodos pero sin dormirnos. El aspecto
más importante es mantener la espalda recta, sin tocar el respaldo de la silla.

   Postura del Loto

Si decidimos sentarnos en el cojín de meditación, se llama la postura vajrasana o del loto.

1. Se doblan las piernas, primero la pierna derecha
sobre la izquierda y después la izquierda sobre la
derecha. También podemos doblar primero la pierna

izquierda sobre la derecha y después la derecha sobre
la izquierda. Si no podemos hacer este movimiento
(loto completo), podemos mantenerlas cruzando 
sólo una y las rodillas tocando la superficie (medio-loto).
2. Dejamos las manos sobre la falda, la mano
izquierda sobre la derecha y los extremos del dedo
pulgar en contacto leve.
3. Abrimos los brazos y sacamos pecho levemente.
4. Mantenemos la columna vertebral recta, sin tensarla
demasiado.
5. Entramos la barbilla ligeramente, estirando la nuca.
6. Tocamos el paladar con la punta de la lengua suavemente o la
dejamos reposar con normalidad.
7. Dirigimos la mirada recta hacia delante o
ligeramente hacia abajo (45º), con los ojos abiertos o
sutilmente cerrados. Al cabo de un tiempo, los
mantenemos abiertos.

No hace falta seguir estrictamente estos pasos, cada uno va sintiendo como se tiene
que posicionar y siempre mantener una postura estable, sin dormirnos ni tensarnos. Si
nos sentimos incómodos podemos cambiar la postura o sencillamente dejar de meditar.

   Postura sentados

Si queremos practicar en el trabajo, sentados, o en cualquier sitio como podría ser en el
transporte público, podemos sentarnos normalmente en la silla sin tocar
el respaldo y unir los dedos pulgares.

Es importante mantener la inmovilidad aunque se nos duerma una pierna o nos duela
algo. Así, aprenderemos a fortalecer nuestra meditación.


     Practicar con constancia


No hace falta estarse horas meditando hasta que se vuelva irritante o tedioso. Al principio podemos practicar pocos minutos, con 5 minutos al día bastaría. Se ha de crear el hábito de conectar con nuestro interior meditando y no intentar aprender a meditar en dos días. Es una práctica constante que requiere paciencia y esfuerzo, los resultados beneficiosos no llegan en poco tiempo. Pero si nos acostumbramos a tomarnos un tiempo para meditar, la mente se va aquietando, los pensamientos van disminuyendo y nuestra mente se vuelve más lúcida y atenta.



jueves, 13 de octubre de 2011

InfoDeHoy - ¿Qué es la meditación?



La palabra meditación se ha utilizado para describir muchas formas de concentración y
atención sostenidas. La meditación pertenece a todas las personas, culturas y sociedades. Momentos tan sencillos, como delante de unos magníficos fuegos artificiales, delante de un paisaje magnífico y otros tantos momentos, nuestra mente se aquieta y no surge ningún pensamiento conceptual.

Como dijo Krishnamurti “Meditar es vaciar la mente de todo pensamiento (ego)” (Diario I, p.178, edita Edhasa, 1978)


La meditación es un término que incluye
diversas técnicas y tradiciones de trabajar con la mente. La práctica de la meditación es
esencial para desarrollar claridad mental, comprensión intuitiva de la realidad
condicionada, liberación de estados negativos y la paz.
La meditación hunde sus raíces en las prácticas de la antigua India y se remonta a la
propia experiencia de Buda. Siguiendo el ejemplo de Buda, el practicante puede
necesitar años de esfuerzo para aprender meditación avanzada. La atención plena y la
conciencia se desarrollan con la práctica de la meditación.



En Occidente, la meditación siempre ha sido un aspecto malinterpretado por la sociedad ya que se tiende a pensar que se trata de sentarse de una forma difícil. Pero la realidad

es diferente. Es una sabiduría profunda que yace en la idea principal de centrarnos más en nuestro interior que en los demás. El Tai-chi, el yoga, el Pilates, la relajación, la danza son formas de expresar nuestro ser más íntimo. La meditación está en el fondo de todo aquello hecho con amor, creatividad, aceptación, gozo y entusiasmo.



El poeta busca inspiración que llega cuando la mente está en
silencio. Hasta el publicista utiliza la meditación para encontrar una idea, aunque no sea
consciente de que está meditando. Dónde hay estados positivos para nosotros y los
demás, hay meditación.



La meditación no es una cuestión de palabras ni de teorías sino de práctica.



 Aquello que buscamos fuera, como la felicidad, la paz, el amor, ya está dentro de nosotros
mismos. Si eres más amable, es muy probable que la gente sea más amable contigo.
Igual que si estás siempre enfadado, la gente no te tratará tan bien. El objetivo de la
meditación es alimentar estos estados positivos. Está en nuestras manos, es nuestra
responsabilidad elegir quién queremos ser.

El mundo que vemos solo es un reflejo de
nosotros. Si estamos tristes, aunque estemos rodeados de mucha gente, nos
sentiremos solos. Si estamos felices, en cambio, aunque estemos solos nos sentiremos
bien. El mundo solo puede cambiar a nuestros ojos si nosotros mismos cambiamos.
Puedes aprender a ser feliz ahora mismo, sin importar quién seas ni cuanto hayas
sufrido, ni cuánto dinero tengas. El sufrimiento puede ser un fabuloso impulsor hacia la
búsqueda en nuestro interior y muchos lo consideran el mejor maestro. Todos sufrimos
o hemos sufrido, es una enseñanza impresionante que nos impulsa a buscar y a
encontrar una solución.
Tú eliges tu propia actitud. Puedes decir no al egoísmo, al enfado y a todas las
emociones negativas para ti y para los demás. Puedes cambiar a partir de hoy mismo.
Puedes comenzar a amar, a agradecer poder comer un plato de comida cada día,
a respetar a los demás. Eso es meditación.


     Científicamente


Al analizar la actividad cerebral durante la meditación, usando un electroencefalograma,
se puede apreciar que pasa de las ondas beta (actividad normal, consciente y alerta, de
15-30 Hz) a ondas alfa (relajación, calma, creatividad, de 9-14 Hz).
En la meditación mas profunda se pueden registrar ondas theta (relajación profunda,
solución de problemas, 4-8 Hz) y en meditadores avanzados se puede detectar la
presencia de ondas delta (sueño profundo sin dormir, 1-3 Hz).


miércoles, 12 de octubre de 2011

ReflexiónDeHoy - El camino interior, un encuentro con nosotros mismos

Durante la vida vamos caminando y caminando. Recorremos muchos kilómetros, hacemos infinidad de cosas y vamos de un sitio a otro. Pero, realmente, ¿dedicamos algún tiempo a estar con nosotros mismos y a pararnos?

Personalmente, te propongo que lo compruebes. 

En primer lugar, piensa cuánto tiempo al día dedicas a los demás, al trabajo, a comer y a todo lo exterior. 

En segundo lugar, piensa cuánto tiempo al día dedicas para estar contigo mismo. Cuánto tiempo dedicas a sentarte sin hacer nada, aunque sean diez minutos, y ser consciente de tu respiración. Quizás haces baile o lees un libro. Me interesa que cuentes todas las acciones que llevas a cabo sin importar el exterior.

Ahora, mira la diferencia. Compara el tiempo que dedicas a lo exterior y el tiempo que dedicas a lo interior.

En realidad, el primer paso es reflexionar sobre tu vida. ¿Hacia dónde quieres dirigirte?

A partir de la reflexión, puedes decidir cómo repartir el tiempo.

El camino interior se trata de la experiencia continua en tu vida. Aprendiendo de los errores y observándonos, vamos adentrándonos en nosotros mismos y encontramos aspectos para mejorar o cambiar.

Todos somos diamantes, sólo hay que rascar. Hay que sacar todo ese barro que no nos permite verlo. Dentro tenemos toda la verdad, toda la felicidad, todo el amor, toda la vida. Depende de nuestro interior aquello que es exterior. Si estás bien interiormente, todo lo exterior encaja en su lugar. Si te amas a ti mismo, podrás amar verdaderamente a los demás.

Por esta razón, es importante regalarnos unos minutos al día como mínimo, para observarnos y conocernos a nosotros mismos. Reflexionando y pensando en hacer algo que nos haga desconectar del mundo exterior por unos momentos. Así, cuando volvamos al mundo exterior, todo será fresco y creativo. La mente habrá descansado y rendiremos mejor, nuestra felicidad se incrementará.

Busca tu verdad.

ReflexiónDeHoy - Daigu Ryokan, "¿De dónde vino mi vida?"

La poesía zen proviene del Japón, del Zen. El Zen es una forma de entender la vida. Es la esencia y se basa mucho en la poesía, la meditación y la naturaleza para llegar a la verdad.

No hay ninguna explicación en el Zen, ni ninguna verdad. No hay ningún objetivo. Este poema del maestro zen Daigu Ryokan (1758-1831) expresa perfectamente la sensibilidad zen:

¿De dónde vino mi vida?
¿Dónde ira?
Junto a las ventanas de mi tosca choza
busco en mi corazón en silencio profundo.
Aunque busco y busco,
no encuentro dónde empezó todo,
¿cómo voy a encontrar su final?
Ni el momento presente se puede captar;
todo cambia, todo es vacío:
este yo solo existe por un momento en esa vacuidad.
¿Cómo decir si algo es o no es?
Es mejor quedarse con esos pensamientos pequeños,
dejar que las cosas sigan su curso sencillamente
y así, ser natural y tranquilo.

Si quieres ser autor, ponte en contacto conmigo vía email: robertosavikko@gmail.com

¿Qué apartado del blog te gusta más?