sábado, 15 de octubre de 2011

InfoDeHoy - Consejos básicos para practicar la meditación


     Buscar un lugar para meditar

Las circunstancias de la vida diaria no siempre son adecuadas para la meditación. Tenemos la mente ocupada para todo tipo de actividades y preocupaciones sin fin, de manera, que al principio hace falta buscar unas condiciones que la favorezcan. Igual que no aprenderemos a conducir un coche cuando hay mucha niebla y nieve, sino cuando el tiempo nos ayuda. De esta forma, buscamos un lugar tranquilo, puede ser en nuestra habitación o en cualquier sitio dónde haya cierto silencio y calma.



     Una postura física correcta

La postura física es importante para sentirnos cómodos pero sin dormirnos. El aspecto
más importante es mantener la espalda recta, sin tocar el respaldo de la silla.

   Postura del Loto

Si decidimos sentarnos en el cojín de meditación, se llama la postura vajrasana o del loto.

1. Se doblan las piernas, primero la pierna derecha
sobre la izquierda y después la izquierda sobre la
derecha. También podemos doblar primero la pierna

izquierda sobre la derecha y después la derecha sobre
la izquierda. Si no podemos hacer este movimiento
(loto completo), podemos mantenerlas cruzando 
sólo una y las rodillas tocando la superficie (medio-loto).
2. Dejamos las manos sobre la falda, la mano
izquierda sobre la derecha y los extremos del dedo
pulgar en contacto leve.
3. Abrimos los brazos y sacamos pecho levemente.
4. Mantenemos la columna vertebral recta, sin tensarla
demasiado.
5. Entramos la barbilla ligeramente, estirando la nuca.
6. Tocamos el paladar con la punta de la lengua suavemente o la
dejamos reposar con normalidad.
7. Dirigimos la mirada recta hacia delante o
ligeramente hacia abajo (45º), con los ojos abiertos o
sutilmente cerrados. Al cabo de un tiempo, los
mantenemos abiertos.

No hace falta seguir estrictamente estos pasos, cada uno va sintiendo como se tiene
que posicionar y siempre mantener una postura estable, sin dormirnos ni tensarnos. Si
nos sentimos incómodos podemos cambiar la postura o sencillamente dejar de meditar.

   Postura sentados

Si queremos practicar en el trabajo, sentados, o en cualquier sitio como podría ser en el
transporte público, podemos sentarnos normalmente en la silla sin tocar
el respaldo y unir los dedos pulgares.

Es importante mantener la inmovilidad aunque se nos duerma una pierna o nos duela
algo. Así, aprenderemos a fortalecer nuestra meditación.


     Practicar con constancia


No hace falta estarse horas meditando hasta que se vuelva irritante o tedioso. Al principio podemos practicar pocos minutos, con 5 minutos al día bastaría. Se ha de crear el hábito de conectar con nuestro interior meditando y no intentar aprender a meditar en dos días. Es una práctica constante que requiere paciencia y esfuerzo, los resultados beneficiosos no llegan en poco tiempo. Pero si nos acostumbramos a tomarnos un tiempo para meditar, la mente se va aquietando, los pensamientos van disminuyendo y nuestra mente se vuelve más lúcida y atenta.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.


Si quieres ser autor, ponte en contacto conmigo vía email: robertosavikko@gmail.com

¿Qué apartado del blog te gusta más?