miércoles, 23 de noviembre de 2011

ReflexiónDeHoy - Anna Ruiz, "Mi primera experiencia con el yoga"


Nunca me había atrevido a iniciarme en el yoga, tal vez porque era reticente a ello, o porque no se había dado el momento adecuado. Pero creo que a veces nos decidimos sin saber muy bien porqué a probar nuevas cosas, a entrar en lo desconocido y lo más bonito de esos momentos es cuando nos damos cuenta de la satisfacción que nos produce haberlo hecho y nos planteamos ¿porqué no lo habré hecho antes? Aunque también pienso que si en ése momento nos fue bien, fue porque era el momento de hacerlo y no antes ni después.

Pues precisamente esto me pasó a mí el domingo pasado con mi primera clase de yoga. Quería probar una actividad diferente, y pensé que ésta sería una buena manera de acabar la semana relajada y así empezar una nueva con más energía y positivismo.

De la clase del domingo me quedo con muchas cosas, pero sobretodo con el hecho de ser positivos, a mi me transmitió mucho positivismo y muy buena energía, sobretodo el poder olvidarme de todo durante un rato, de estar tranquila sin pensar en nada y concentrándome en mi misma, en sentirme a mi misma y conocerme mejor a todos los niveles, cosa que es muy necesaria y por la vida que llevamos y la sociedad en la que vivimos no nos conocemos suficientemente, no pasamos tiempo con nosotros mismos reflexionando, pensando o simplemente relajándonos, y precisamente por eso me gusta el yoga, porque es un espacio de conocimiento interior. La última idea que comentaría de ésta clase sería la constante de aceptarnos a nosotros mismos tal y como somos y aceptar lo que proviene del exterior, las cosas tal y como son.

A nivel práctico de la clase destacaría la figura del sol y el contraste constante entre la inspiración relacionada con el momento de tensión corporal y la expiración con el de relajación. También la música de fondo contribuía a crear un ambiente y una atmosfera de silencio, concentración y relajación.

Finalmente al salir de la clase salí con una sensación muy grande de paz interior, con más ganas de fomentar mi autoestima y muy relajada después de todo el estrés acumulado durante la semana. Por tanto es una práctica que os recomiendo a todos, aunque nunca hayáis creído demasiado en ella. ¡Yo ya estoy deseando que sea domingo otra vez!

1 comentario:

  1. Gracias Anna! Me ha encantado la entrada, muy profunda.

    Me alegro mucho que te gustara la clase que hicimos el domingo, hasta la próxima!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.


Si quieres ser autor, ponte en contacto conmigo vía email: robertosavikko@gmail.com

¿Qué apartado del blog te gusta más?