domingo, 20 de noviembre de 2011

InfoDeHoy - Meditación sobre la sensación



La meditación sobre la sensación es muy conocida y muy utilizada. Se parece mucho a
la meditación sobre la respiración y se basa en la respiración para llegar a un estado
preliminar de quietud en la mente. A partir de ahí, el objetivo es ir centrándonos en las
sensaciones del cuerpo.



     Práctica

Al sentir nuestro cuerpo, la conciencia crece y el ego decrece hasta desaparecer.
Cuando sentimos todo nuestro cuerpo como energía; nuestras manos, nuestros brazos,
nuestros pies, nuestra lumbar, etc. estamos atentos al presente. Permanecer en el
estado de sensación es realización, es iluminación. Pero no se alcanza en un día,
aunque con la práctica la meditación se intensifica cada día y llega un momento en que
mantenemos la mente quieta y los pensamientos ya no nos importan tanto. Nos enseña
a escuchar, a observar la realidad sin juzgarla y a sentir una profunda paz en cualquier
situación.


     Ejercicio principal

Nos sentamos con la espalda recta en la silla sin apoyar en el respaldo o en la posición
explicada anteriormente en nuestro cojín de meditación. Cuando encontramos nuestra
postura, comenzamos a practicar la respiración, centrándonos en la expiración (sacar
aire), la inspiración surge por sí sola. Respiramos al bajo vientre.
Siente como tu vientre se infla, hay un momento que mantienes y después se desinfla.
Después de unos 2 minutos respirando, nuestra respiración será más profunda y
relajada. No hay que forzar nada, sólo dejarlo ser, aunque al principio te costará no
forzarla. Como dije, es una práctica gradual y necesita paciencia. Si los pensamientos
vienen, los observamos y los dejamos que se vayan, sin agarrarnos a ellos.
A partir de ahora, comienza la meditación sobre la sensación. Comenzamos a dirigir
nuestra atención a las manos. “Yo no siento nada” dirá tu ego, pero céntrate en la
sensación. Está ahí, sólo tienes que poner la atención e irá intensificándose. Comienza
a sentir tus dedos, tus uñas, tus muñecas. Después dirige tu atención a los brazos, los
codos. Siente los hombros. Ahora suma tu atención en las plantas de los pies, tus
dedos, el talón. Después sube gradualmente hacia las piernas; los gemelos, las rodillas,
los muslos. Sintiendo los brazos y las piernas, sumamos también el vientre, la coxis.
Añadimos los pulmones, observamos la respiración y sentimos nuestro cuerpo.
Después el cuello, lo destensamos y sentimos el occipital, la parte frontal de la cabeza.
Vuelve a leer las partes que tienes que sentir para acordarte y así profundizar en la
sensación, que en realidad no tiene un límite, es infinita.
Puedes tener los ojos cerrados y mantenerte en la sensación el tiempo que quieras. Si
te sientes en paz o más relajado, has accedido al estado meditativo. Cada vez que
practiques, será más profunda. Más adelante, prueba de practicarla con los ojos
abiertos.



"- Maestro, ayúdame a encontrar la verdad.
- ¿Percibes la fragancia de las flores?
- Sí.
- Entonces no tengo nada que enseñarte."      -Koan Zen

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.


Si quieres ser autor, ponte en contacto conmigo vía email: robertosavikko@gmail.com

¿Qué apartado del blog te gusta más?