sábado, 25 de agosto de 2012

ReflexiónDeHoy - Yoga, creando tu propia sadhana

Yoga es crear, no podría ser de otra forma. Hay muchos tipos de yoga, muchos maestros, muchas formas de enseñar. Y todas llevan al mismo lugar, a este precioso instante. Llega un momento que necesitamos seguir buscando más profundamente en nuestro interior, en el silencio. Y entonces nos sentimos atraídos por seguir practicando íntimamente con nosotros mismos.



Sadhana es un término sánscrito y significa "práctica espiritual". Crear una sadhana propia nos da la libertad de practicar el yoga adaptado a nuestros límites y nuestras necesidades.
Primero de todo, definir nuestros objetivos, nuestro horario para practicar y un lugar dónde practicar yoga cómodamente.
¿Cuánto tiempo?
Puede ser 15 minutos, media hora, una hora o el tiempo que queramos. Pensaremos con qué regularidad queremos hacerlo.
¿Qué haremos?
Es preferible elegir lo que haremos y estructurarlo, para ir siempre repitiendo lo mismo, al menos durante un tiempo. Podemos ir variando nuestra sadhana pero si repetimos una y otra vez los mismos ejercicios, con el tiempo llegamos a una profundidad en el sentir y ya no nos hará falta pensar cómo hacerlo.
¿Dónde practicar?

Es conveniente practicar yoga en un entorno limpio que no nos distraiga y nos deje concentrarnos en la práctica plenamente. Personalmente, recomiendo encontrar una zona del hogar lo más vacío posible y si no hay espacio ni encontramos silencio, podemos subir a la terraza a practicar.
¿Cuando practicar?
Las franjas horarias más recomendadas són por la mañana de 5 am hasta las 9 am, antes de comenzar el día, o por el atardecer de 18 pm a 21 pm.
¿Qué objetivos tenemos con la Sadhana?
Puede ser conseguir más energía para llevar el día a día, puede ser aprender a relajarnos o cualquier otro objetivo. Céntrate en alguno.
¿Y ahora qué?
Sólo hace falta una cosa, constancia y esfuerzo. Al principio nos costará mantenernos, nos estancaremos, dejaremos la práctica y la retomaremos. Pero no importa, practicando vamos juntando esa fuerza de voluntad para seguir la Sadhana.
El yoga ni se explica ni se entiende, se practica.
Namasté.



Si quieres ser autor, ponte en contacto conmigo vía email: robertosavikko@gmail.com

¿Qué apartado del blog te gusta más?